Tener fe, a pesar de…

 Debo decir que me encanta este versículo, porque me gusta creer que a pesar de los problemas y de lo difícil que puede estar el panorama, es posible tener fe! La fe puede mover montañas y a veces pensamos que es una metáfora o un ejemplo pero es literal!

La fe de Elías hizo que lloviera después de tres años, por la fe de Daniel, Dios hizo que los leones no lo tocaran y además que el rey Darío creyera!
Por la fe de Sadrac, Mesac y Abed-nego el fuego no los consumió a pesar del odio del rey.
Todos ellos tuvieron en común que existía un problema, ¿Dificultades?: ¡Miles! ¿Aflicción y angustia? también. Podemos identificarnos mucho con ellos, pero al final su fe en Dios fue lo que los salvó y no sólo su alma, sino su salud, su físico… ¡Todo! Ellos pudieron experimentar paz en esos duros tiempos.

Podría seguir pensando en ejemplos, pero el que quiero que siga es el tuyo y el mío porque si tenemos fe en lo correcto en lo que es real, es decir en nuestro Dios y en su Hijo podemos estar 100% seguros que durante la espera y al final todo tendrá sentido y esa será la roca que nos sostendrá durante la tormenta y después de ella…
Yo anhelo eso con todo mi corazón, ¿Y vos?
Feliz Jueves! 🙂

Enviados a hacer lo imposible

IMPOSIBLESólo son dos letras las que cambian todo el contenido de una palabra “Im-posible” y significan exactamente lo opuesto; algo imposible es algo sin posibilidades de qué ocurra, sencillo…
Una de las frases del autor Max Lucado es “a veces olvidamos que imposible es una de las palabras favoritas de Dios”
En la Biblia tenemos ejemplos infinitos de todo lo que Dios con su poder hizo, también por medio de Jesús, pues su poder estaba en él. Jesús nos enseñó cosas que humanamente son imposibles, pero con él fueron posibles. Hasta aquí todo claro pero algo a lo que me quiero referir hoy es en como Dios quiere usarnos a nosotros para hacer lo imposible: POSIBLE.

Tal vez esto al inicio parezca descabellado, ¿nosotros? pero sí, nosotros personas comunes y corrientes podemos ser usados de maneras más allá de lo que nuestra mente podría imaginar.

De esto tenemos muchos ejemplos en la Biblia: Moisés, un hombre tartamudo que fue enviado a liderar a un pueblo de miles de personas, a liberarlo de la opresión y esclavitud, y aunque Moisés hizo todo para librarse de esta tarea que a sus ojos y mente humanA jamás podría ser, al final Dios se encargó de usarlo para que fuera posible. Un pueblo que llevaba años esperando, recibió la respuesta de Dios por medio de este humilde hombre.
Pedro, un pescador, “simple” un h
umano común y corriente fue discípulo de Jesús, aprendiendo del nada más que el Hijo de Dios, y por el poder que el Espíritu Santo le dio, quienes habían sido ciegos por años volvieron a ver, quienes no podían caminar… caminaron de nuevo! Rescató almas: fue un pescador de hombres como Jesús se lo prometió el día que lo conoció.
Muchas veces vemos esto o lo que otros que fueron usados por Dios, como historias lejanas o ajenas a nuestra realidad. Sin embargo esta es parte de nuestra misión como cristianos y en La Biblia tenemos no sólo un ejemplo sino la orden de hacerlo.
Tenemos en su Palabra en los cuatro evangelios el momento en el que Jesús alimentó a cinco mil personas, una y otra vez hemos estudiado este texto, pero hay un detalle en el que quiero invitarles nos detengamos y es en el papel que tuvieron los apostóles; no me refiero al buscar que darles a los demás, veamos más allá:

Vueltos los apóstoles, le contaron todo lo que habían hecho. Y tomándolos, se retiró aparte, a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida. Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados. Pero el día comenzaba a declinar; y acercándose los doce, le dijeron: Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto.

Él les dijo: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta multitud.”

Lucas 9:10-13 

Subrayo lo que Jesús dijo: “dadle vosotros de comer” aquí tenemos un Jesús que había ya más que demostrado que era el Hijo de Dios, sanado a miles, convertido el agua en vino… diciendo “Ustedes pueden darle de comer” hay otro texto en la Biblia que dice que Jesús estaba probando a sus apóstoles:

“Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto lo decía para probarle; porque él sabía lo que debía de hacer.” (Juan 6:5-6)

Es muy importante que reflexionemos en esta parte porque me atrevo a interpretarlo como si Jesús hubiera dicho a sus apóstoles: “Hay una necesidad aquí, ¿ustedes qué van a hacer? “dadle vosotros de comer” (¡ustedes pueden hacer algo!)

Inmediatamente después viene la típica respuesta humana “No tenemos más que cinco panes…” casi como un “¿Qué, yo? pero si no se puede, pero ¿de dónde…? etc, etc. Nada diferente a lo que responderíamos nosotros.

Pero Jesús les dijo “ustedes denle de comer” y nos dice a nosotros: ¡ustedes pueden hacer de lo imposible, algo posible!

Después La Biblia nos cuenta como Jesús tomó acción y de pocos panes y peces dio de comer a más de cinco mil personas, sin duda un milagro, pero además un recordatorio a nosotros de que su poder no se limita a lo espiritual, también responde a lo físico, pues la alimentación y cuidado de personas también son posibles por Él!

¿Alguna vez han podido ser usados por Dios para algo increíble? Yo sí, lo vivo cada sábado cuando veo como niños pequeños buscan a Dios y lo aman, he visto cómo han llegado niños nuevos que nunca habíamos visto y ahora han escuchado su palabra por medio de mis compañeros de equipo y yo… ¿cómo alguien como yo puede ser usada en un propósito tan lindo? Eso sería imposible en mis fuerzas, pero con Él ha sido posible, y así podría describir más cosas pero también al igual que ustedes Dios me dice que hay muchas cosas más en las que quiere enviarnos para hacer de lo imposible algo posible, nos ha llenado de su palabra para darnos ánimo y recordarnos que “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13

Palabras de Pablo hablando a los Filipenses, ante padecer tiempos de necesidad, sus palabras fueron que aún en las adversidades todo lo podía por que Cristo estaba con él.

Tenemos además al mismo Jesús quien dijo a los apostóles “Lo que es imposible para ustedes, es posible para Dios” Lucas 18:27 No hay nada que Él no pueda hacer y no hay nada que en su nombre y si está en su propósito que nosotros no podamos hacer.

El punto clave es entonces entender que ese poder no viene de nosotros, viene de Él, pues el mismo poder que multiplicó esos panes, que sanó enfermos, vive en nosotros y como dice:

“Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que van a suceder. Él mostrará mi gloria, porque recibirá de lo que es mío y se lo dará a conocer a ustedes. Todo lo que el Padre tiene, es mío también; por eso dije que el Espíritu recibirá de lo que es mío y se lo dará a conocer a ustedes.”

Juan 16: 13-15 

El Espíritu Santo puede darnos a conocer todo lo que es de nuestro Señor, si tan sólo creemos, por eso las preguntas son: ¿Qué necesidades podemos llenar siendo usado por Dios? ¿qué es eso “imposible” para lo que Dios te ha llamado?:

¿Llevar su mensaje a tu familia, compañeros de trabajo? ¿Realizar un viaje misionero? ¿Trabajar en un ministerio? ¿Perdonar?

IMPOSIBLE, para Él NADA! y para el poder que hay en tu vida y en la mía en su nombre TAMPOCO! Nuestras vidas han sido llamadas para que eliminemos las primeras dos letras de esta palabra:  IM-POSIBLE.

Así que ¿Sos seguidor de Cristo? entonces donde vayas llevarás libertad, sanidad, un mensaje de nueva oportunidad… ¿Cómo es eso posible? Simple:

“Mi antiguo yo ha sido crucificado con Cristo. Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Así que vivo en este cuerpo terrenal confiando en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20)

Nuestra vida puede ser usada para grandes cosas, el mismo Jesús lo dijo:

“Más no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú oh Padre, en mí, y yo en tí, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tu me enviaste”

Juan 17:20-21

Qué privilegio tan grande que Jesús nuestro Salvador haya dicho que podemos ser uno en él y en el Padre!

No más excusas, creámoslo porque es real: ¡fuimos enviados a hacer lo imposible! Por eso ¡empecemos YA! 🙂

Feliz Semana!

Sofía

Amor inagotable

AMOREn los libros de Estudios Sociales de mis tiempos de escuela y de algunos años atrás se nos solía enseñar que el agua era un recurso natural inagotable, es decir infinito, que era tan amplio y tan grande que nunca podríamos acabar con él. Lamentablemente esa es una situación que no sólo ha cambiado en los libros que usan hoy los niños en las escuelas, sino que más que eso es una realidad que vivimos: el agua se está agotando,  la tierra está cambiando y algún día no muy lejano enfrentaremos la difícil realidad de vivir sin este recurso.

Nuestro cuerpo humano está compuesto en gran parte por agua, un 75% por eso la necesitamos para vivir, pero si además pensamos en nuestra alma entonces tendremos que pensar en un recurso que también necesitamos pues si no iremos muriendo lentamente, y este recurso es el amor.


El amor es la fuente de todo, y éste lo conocemos porque Dios nos amó primero,  como bien dice Juan 4:8 “El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor” Muchos dicen “amar” pero no creen en que Dios les amó tanto que envió a su único Hijo a morir por todos nosotros, dicen amar pero no pueden renunciar a sí mismos para conocer esta fuente inagotable de vida, de amor y perdón. 

En la Biblia encontramos cuando Jesús le dice a una mujer samaritana que él puede cambiar para siempre su vida, pues en él encontraría una vida que jamás terminaría,  un recurso infinito:


“Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. (Juan 4:10)
Estas palabras significaron un cambio total para esta mujer,  y lo puede ser también para nosotros: “Si conocieras quién es el que te dice…” Es como si Jesús hubiera dicho: “Si tan sólo me conocieras” 

Tengo la gran bendición de poder decir que sí,  lo conozco y es la mejor decisión que he tomado en mi vida, pero muchos todavía no le han dado o mejor dicho no se han dado la oportunidad de creer y conocer este amor que es más fuerte que cualquier cosa:
v.14 “El que bebiere del agua que yo le daré,  no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”

¿Qué mayor prueba de ese amor inagotable que lo recordamos y celebramos en esta semana? El sacrificio de Jesús en la cruz, un acto de amor que no merecíamos pero su amor a nosotros fue tan grande que cargó con nuestros pecados, aún siendo inocente. (Romanos 5:8)
Este amor, no tiene fin y una y otra vez en su palabra nos recuerda cuanto nos ama, nos dice que  tanto nos ama que no dudó en dar su vida a cambio de nuestra libertad (Juan 3:16) nos dice que su amor es inagotable, que jamás se agota (Lamentaciones 3:22), que nada ni nadie podrá nunca separarnos de Él (Romanos 8:39),  que nunca va a faltarnos nada (Mateo 6:26)

Te invito a decir ¡Gracias Señor por este amor infinito que se mantiene y crece a pesar de mí!

Por eso vivamos este amor día a día no perdamos el tiempo enfocándonos en cosas que algún día como el agua dejarán de ser, porque quizás nuestro cuerpo físico necesite agua para vivir pero sin amor nuestro espíritu no tendrá vida, nuestro corazón no podrá seguir y nos perderemos de conocer el amor verdadero.  
Gracias Dios por este amor inagotable, no lo olvidemos y permanezcamos en su amor!

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.”

Juan 15:9

 

Sofi 🙂

Todo tiene su tiempo

image

Hay un tiempo para cada cosa: para reír, para llorar, para nacer, para morir…pero la mejor parte es que Dios tiene bajo control cada uno de nuestros tiempos.  Vivamos cada día que nos presta como si fuera el últim, y csda petición y deseo que haya en tu corazón, ponlo en sus manos y espera su tiempo perfecto.
Dios nunca llega temprano o tarde, llega siempre a tiempo!

Feliz semana! 🙂

Calendario 2014

Calendario 2014

Buenos días! Aunque ya estamos muy avanzados en el mes de enero, quiero compartir con ustedes este pequeño proyecto: es un calendario con un devocional e imágen por mes.

Todos los devocionales son nuevos y las imágenes pueden encontrarlas aquí o en instagram!

Espero sea de mucha bendición, y bienvenid@s a imprimirlo y compartirlo! Descargalo dando clik a la imágen o en este link:
http://sofytinoco.wix.com/devocionales#!calendario/c1ckq

Bendiciones y feliz Domingo!

Hasta aquí me has ayudado Jehová

Se acerca el 31 de diciembre, y según nuestro calendario se trata del último día del año, ésta fecha implica a su vez muchas cosas: tiempo para reunirse con la familia, tiempo para celebrar el año que cerramos, para revisar las metas cumplidas, las peticiones contestadas, las metas y peticiones pendientes, planes nuevos y deseos para el 2014… etc. 

Pero sin duda una de las más importantes y qué no debemos dejar de hacer es tomar un gran tiempo para agradecer, y aunque es algo que debemos hacer siempre en nuestra vida, no podemos negar que la época y el cierre de 365 días que pasaron y en los que aún estamos es una excelente oportunidad para devolvernos y ver todo lo que ha hecho Dios por nosotros.  

En 1 Samuel 7:12 encontramos “Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó Jehová.” 

Estas últimas palabras pueden tener un gran impacto en nuestra vida, ¿Qué te dejó el 2013? Muy probablemente pensarás en las bendiciones que Dios te dio, quizás un nuevo trabajo, o el mismo trabajo, un carro, salud, estabilidad, culminar un proceso, cursos ganados de la u, iniciar un proyecto, dirección en tu ministerio… pero también pudo ser un año de pruebas: perder un ser amado, descubrir una enfermedad, dificultades económicas, perder el trabajo, problemas familiares, reprobar una materia, terminar una relación…

Pero al final en todo esto: en lo bueno, en lo no tan agradable y en lo difícil podemos decir “Hasta aquí nos ayudó Jehová”, Pues hoy por hoy Él es quién nos ha sostenido, quién nos ha levantado al caer y quién lo seguirá haciendo, si seguimos cerca de Él y de su mano. 

Con agradecimiento y tal vez con un poco de dolor pensaremos en aquello que perdimos, o lo que no se cumplió durante este tiempo, sin embargo el recordar que Dios tiene control de nuestra vida y que hay un tiempo para cada cosa,(Eclesiastés 3:3) nos dará la esperanza y aliento para empezar con más fuerza que nunca este nuevo año que Dios está por regalarnos. 

Saca un rato para agradecer, para revisar y para adorar, también para reconciliarte con Él si te has alejado…con nuestro maravilloso Dios, quién nos prestó la vida un año más, quién conoce cada sueño y cada meta, y aquello que dolió dejémoslo atrás y en este nuevo comenzar si Dios nos presta la vida nuevamente entonces pensemos en cómo podemos seguir haciendo su voluntad, que siempre será lo mejor para tu vida y la mía.

 Bien lo dijo Pablo “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”Filipenses 4:13-14 Así que sigamos adelante, con ayuda de Dios atrás quedarán las dificultades y los errores cometidos, comencemos por perdonarnos a nosotros mismos y aprovechemos cada oportunidad que Jehová nos da día a día.

Por eso en este cierre de 2013 desde ahora y cuándo mañana 31 de diciembre el reloj anuncie las 12 media noche, con convicción y con agradecimiento te invito a repetir estas palabras:

 “Hasta aquí me has ayudado Jehová: Gracias!”

¡Feliz Año y qué Dios los bendiga hoy y siempre! 

Sofi 🙂

 

 

“Declaración de confianza”

El Salmo 31, escrito por David, contiene en su primer versículo un fuerte deseo del salmista, una convicción tan grande que nos invita en gran manera a reflexionar.

El título del Salmo es “declaración de confianza” una declaración es algo que se hace público, que se da a conocer a muchas personas, pero además implica que la persona que lo hace esté totalmente convencida de lo que dice o declara. Como cuando hay un juicio y se pide la declaración de los testigos o en la universidad cuando el estudiante da una declaración donde jura que ha ganado los cursos. Entonces vemos que declarar algo implica que sea 100% verdadero y real. 

En nuestro andar como cristianos hay una enemiga que puede llegar a destruirnos si no sabemos hacerle frente o si nos dejamos llevar por lo que puede provocar, y esta es mejor conocida como: la duda o peor aún muchas: “las dudas”

Pensamientos que llegan a nuestra mente como “eso jamás va a pasar” o “Y si no logro salir adelante”, “nadie va a creer en mí” “Y si me critican por la decisión que tomé” “Y si el resultado de exámen médico es negativo” “Y si Dios no contesta mi petición”… etc, etc.

 Las dudas que pueden surgir en nuestra cabeza son miles, y cada cabeza es un mundo por lo que son millones de pensamientos negativos los que pueden llegar a la vida de una persona, que pueden debilitar su fe y alejarle de su relación con Dios.

 Pero ante esto hay una salida, sin embargo requiere de gran valor, y es precisamente tomar la determinación de hacer una declaración de confianza no a nuestra inteligencia o posibilidades “realistas”, sino a Dios.

 La pregunta aquí es ¿En qué o quién has estado confiando? A veces confiamos en esa realidad o panorama, en un familiar que nos va a ayudar, en un doctor, en un trabajo, pero al final estas cosas no son eternas.

Así que citando las palabras de David, nuestra declaración de confianza debe ser en el único que jamás va a fallarnos, y aunque haya tristeza en nuestros ojos, aún cuando nuestra alma y cuerpo estén debilitados (Salmo 31:9b) podemos decir: “Yo en tí confío” (Salmo 31:14)

Por eso es que esta declaración de confianza es parte de un proceso de renuncia a esas dudas, y de restauración porque encontraremos nuevas fuerzas cerca de Dios, quien infundirá nuevas fuerzas a nuestros huesos y dará descanso a nuestro corazón. (Isaías 58:11)

“No sea yo confundido jamás” (Salmo 31:1b) es algo que debemos repetir, pero sobre todo CREER. Así que eso que has pedido por años y aún no hay respuesta: ¡retómalo y confía! Aquello que ha venido pasando en los últimos meses y ha dificultado el panorama: una decisión, un corazón roto, una pérdida, falta de trabajo, una enfermedad: ¡Entrégalo y confía!

Hagamos hoy nuestra declaración de confianza, pero sobre todo ¡actuémos! Tomemos un tiempo…mucho tiempo para orar, hacer y retomar estos votos de promesa a Dios, y tomará nuevo aliento nuestro corazón… y confío que tendremos respuesta pero sobre todo ¡PAZ!

 “Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová y tome aliento vuestro corazón”

Salmo 31:24

Sofía Tinoco Torres. 🙂